miércoles, 2 de febrero de 2011

¿Por qué me gusta subir montañas?

Tengo pendiente escribir una entrada sobre los motivos que me llevan a querer subir montañas ya sean más altas o más bajas.

No he leído el libro que promociona este video de Youtube y no me atrae mucho, pero parte del mensaje del video ilustra alguno de los motivos que me llevan a hollar cimas. Espero que os guste y que pongáis también en los comentarios los motivos que os llevan a subir montañas.





8 comentarios:

sherpa dijo...

Quien no se ha hecho alguna vez esa pregunta? porque están ahí, dijo un famoso alpinista, para enfrentarte a tus límites, para salir de nuestra vida por un tiempo...hay tantas respuestas...
Muy bueno el video.

Carlos dijo...

Hola Estela.
Estoy con Sherpa, el vídeo es muy bueno, la verdad. Pone los pelos de punta... de emoción!
La verdad es que esa pregunta no tiene respuesta fácil, al menos no con palabras. Todos los que amamos esto sabemos por qué subimos esas montañas, por qué incluso a veces corremos riesgos de más para ello, pero nunca, ninguno de nosotros, sería capaz de expresar por qué lo hicimos. Sólo nuestro corazón sabe el porqué, y de momento no aprendió a hablar... :-)
Un abrazo.

Alberto dijo...

Es curioso: en realidad, yo creo que en la vida hay muchas cosas que nos gustan sin saber por qué, pero no nos lo planteamos, nos lo tomamos como nuestro gusto personal y punto. Sin embargo, la pregunta de por qué nos gusta subir montañas es de esas que nos dejan desubicados: nos fastidia no saber explicarlo aunque lo tengamos clarísimo.

Por cierto, he leido el libro, y la verdad es que casi parece un blog, porque es una recopilación de relatos breves, artículos y anécdotas de Paulo Coelho, en muchos ámbitos (pero de montaña, muy poco o casi nada). No está mal; hay algunos relatos llamativos, y en general se deja leer, pero tampoco es una joya.

Estela dijo...

Sherpa, aunque ya estabas por aquí, creo que es tu primer comentario ¿no? ¡Bienvenido!

Carlos, miré tu blog. Lo voy a agregar al mío, espero poder hacerlo este fin de semana.

Alberto, ¡qué alegría verte por aquí!

Veo que a los tres os pasa lo que me ocurrió a mí este verano cuando una amiga me preguntó por qué era tan importante para ir a la montaña y no supe qué decirle.

Luego, en varias ocasiones, sí me he dado a mi misma varios motivos... pero los he vuelto a olvidar. Curioso.

Sherpa es el que más se ha mojado: "para enfrentarte a tus límites, para salir de nuestra vida por un tiempo". Sí, esos son dos buenos motivos por los que voy a la montaña.

Voy a tratara de hacer una entrada con todos los motivos que hacen que me guste ir al monte... aunque lo de menos es enumerarlos y lo de más poder seguir haciéndolo.

Alberto, gracias por tu comentario del libro de Coelho. No creo que lo lea. :-)

Carlos dijo...

Sí, probablemente las razones que dio Sherpa puedan valer, aunque no son ni mucho menos las únicas.
Lo de los límites... pues sí. Yo mismo, cada vez quiero algo más, más duro, más largo... mi cuerpo me va pidiendo que cada día le ponga más a prueba.
Y yo creo que eso es consecuencia de que también hay algo dentro de mí que me quiere llevar a sitios donde hace tiempo ni siquiera se me habría podido ocurrir que pudiese llegar.
¿Superación? Quizá esa sea una razón.
¿Afán de seguir conociendo nuevos lugares? También.
Y sí, Estela, podrá haber muchas razones. Cada uno sabemos cuáles son, qué es lo que nos mueve a seguir saliendo, a seguir ascendiendo... Pero lo realmente importante es poder seguir haciéndolo durante muchos años más; y más importante aún es seguir disfrutando de cada momento cada vez que lo hagamos.

Javier L dijo...

Hola Estela

Vaya preguntita que nos haces...

Aunque no es nada fácil contestar y seguramente las respuestas son distintas según la persona, incluso según el día o la época de la vida en la que te encuentres, voy a tratar de mojarme.

Creo que hay muchas respuestas a esa pregunta, sólo voy a poner algunas de las respuestas con las que me siento más identificado.

Subo ... porque me gusta andar, el esfuerzo, una cierta superación. Subo... porque tengo curiosidad de ver y saber. Subo ... porque llevo el deseo de errar en el alma. Subo... porque me siento bien en la montaña. Subo... porque me gusta elegir mi propios pasos y buscar mi propio camino, aunque me pierda. Subo... porque la montaña es hermosa y me gusta ver de cerca la belleza.

Bueno, es la segunda vez que intento añadir un comentario aqui, el otro dia despues de tenerlo escrito no se donde toque que se esfumó, espero que esta vez no me pase lo mismo.

Saludos a todos

Estela dijo...

Hola Javier... esta vez hubo suerte con el comentario. :-) No sé qué pasaría, pero, a veces, eso ocurre. Por eso, cuando hago un comentario largo en un blog suelo darle a 'copiar' antes de enviarlo para evitar ese tipo de sorpresas...

Tus razones son muy interesantes y las has expresado de forma muy poética. En parte coinciden con lo que dicen más arriba Sherpa y Carlos: el afán de superación, el deseo de conocer nuevos lugares de esa forma tan especial que permite hacerlo la montaña.

Conocer nuevos lugares a un ritmo alejado del estrés de las ciudades o del estrés de esa forma de vida que nos autoimponemos en la sociedad en la que vivimos; conocer nuevos lugares al ritmo del cuerpo, con su limitación física; al ritmo de la conversación de quienes nos acompañan; al ritmo de las paradas para contemplar la belleza del paisaje; al ritmo del corazón porque esa contemplación nos hace conocernos un poco más a nosotros mismos (quizá esto se corresponde a ese "deseo de errar en el alma").

Seguramente, el ritmo de la montaña es más humano que el ritmo de la ciudad.

Luego están esas ocasiones en las que nos arriesgamos un poco o un mucho, en parte para saber hasta dónde somos capaces de llegar, pero, sobre todo, porque queremos llegar más lejos, como dices y como también dice Carlos en su segundo comentario.

Anónimo dijo...

Yo subo montanas tambien; y es porque me gusta la naturaleza alla arriba, el esfuerzo me hace sentir indefenso, como una pequena particula en este vasto universo. Desearia cada dia ir mas alto, mas lejos, m ehace sentir mas la vida y me siento mas cerca de Dios.